lunes, 20 de junio de 2011

Jóvenes.

Ser jóvenes. Algo que no está  ligado a la tersura de la piel ó al paso del tiempo.




No creí, ni siquiera  a mis 22 años, que la juventud estuviera ligada a la frescura de la piel ;  entonces mi rostro dejó de tener la tersura de un adolescente y prematuramente mis facciones  comenzaron a marcarse por incipientes arrugas, fruto del esfuerzo y la intemperie.

El sol y  el viento castigaban, en aquel tiempo en el que no conocíamos la existencia de las cremas milagrosas. Ni nos preocupábamos por ello.

Hoy, hasta las jóvenes y algunos imberbes adolescentes, piensan en estéticas y cirugías que les harán renunciar a su propia personalidad. Sin duda, la negación a su propia condición de humanos.




Considero la juventud más bien patrimonio del espíritu, pero ello no es un tópico de los cuarentaytantos, más bien siempre pensé así. Renuncié a edad temprana a tener el rostro terso y relleno, ( y no de botox, que entonces no se estilaba) y a mis años, mis coétaneos me dicen que puedo incluso mantener la misma expresión de la primera juventud; bueno, un halago es un halago, pero no me preocupaba eso ...


En realidad, siento que la  juventud es tan solo el reflejo de la ilusión por vivir. Abandonamos la juventud cuando desterramos la ilusión por mejorar, descubrir, amar, crear. Conservar una actitud positiva y ese espíritu emprendedor, soñador y aventurero,al que  nunca debimos ni debemos renunciar , como  bandera en nuestro tránsito de adolescentes a adultos.

Me siento joven, tanto como aquellos que aún ni siquiera se afeitan, pero, y permitidme el atrevimiento, incluso aún mejor que los imberbes... porque yo  al igual que Sir Francis Bacon elijo... “Vieja madera para arder, viejo vino para beber, viejos amigos en quien confiar, y viejos autores para leer”.


5 comentarios:

Ironpeterpan dijo...

Alguien que dice que la juventud es patrimonio del espiritu, tiene que ser un tipo especial.

Saludos .

Valentino Abrante Segura dijo...

El día que me dijistes tu edad me sorprendí, pensaba que eras más jóven y eso dice mucho. Coincidencias de la vida pero ayer estaba hablando éso con mi Ángela, el Ironman nos tiene más jóvenes. Tengo una foto de cuando tenía 23 y parecía que era un cuarentón, ahora tengo 33 y me siento como con 17, jejejeejej. Buena entrada, ¡¡¡¡jovencito¡¡¡¡¡

Esteban dijo...

Sin desperdiciar ni una sola letra de la entrada, me quedo con la frase “La juventud es el reflejo de la ilusión por vivir”, la guardaré como oro en paño.

Juanlu dijo...

sensei, este espíritu que nos invade a los guerreros, nos hace invencibles y jóvenes.

Nutria dijo...

Yo siempre presumo de mis ya (casi) 48 años (como tú). Porque estoy contentísima de haberlos alcanzado (y lo que te rondaré morena). Y porque soy bastante más joven (igual que tú) que mucha gente de nuestra edad.