domingo, 17 de julio de 2011

Aquellos Tours

El mes de julio es un mes sin siestas; aunque tengamos vacaciones. O aunque nos cueste conciliar el sueño en las noches calurosas. Tan solo algunas cabezadas en la sobremesa, sobre todo en las retransmisiones de las etapas llanas del Tour, la carrera ciclista por antonomasia, liturgia del verano.

Para muchos, entre los que me cuento, el Tour es religión, sobre todo si lo hemos vivido a través de la pantalla en familia, desde críos.

Como no recordar los veranos de adolescente, en León ó Talavera, no me perdía ni una tarde la retransmisión y después , a menudo, solía salir a pedalear al sol con alguna vieja bici, otras muchas veces bajaba a la calle a jugar a las chapas con los colegas del barrio, aquellas chapas con los nombres de los ciclistas del Tour. Menudas carreras!

Viendo la etapa de ayer me sentí bastante decepcionado. No es este el Tour que me enganchó desde chaval, el Tour de la épica, del jugarse todo a una carta, ó todo ó nada. Nada que ver con la leyenda de aquellos ciclistas que , ciertamente, hipnotizaban.




Recuerdo perfectamente haber visto con casi doce años esta etapa. Mi preferido entonces era el asturiano López Carril 3º en el Tour de 1974 y que representaba, junto a los Fuente, Pedro Torres ó Francisco Galdos la vieja tradición de los escaladores españoles. En la 15ª etapa, un 14 de julio, Eddy Merckx, El Canibal , vestía el jersey amarillo, por décimo día consecutivo.

La jornada llevaba a los ciclistas desde Niza a la estación de Pra-Loup, en los Alpes, después de ascender numerosos cols. En la ascensión al Col de Allos , a 2250 metros de altura, Merckx, vestido de amarillo, ataca insolente y descuelga a sus compañeros de fuga: Gimondi,Zoetemelk, Van Impe vestido de lunares , Thevenet... y se va poseído por el diablo, realizando un descenso suicida por una carretera infernal camino del alto de Pra Loup. La ambición del belga, que hoy sería atávica ó cuando menos extravagante, en un ciclismo en el que todo es mucho más previsible, le hizo reventar en el último puerto, en el que perdío la etapa , el liderato y finalmente el Tour.



La etapa , el maillot y el primer puesto finalmente en los Campos Elíseos fue para Bernard Thevenet. Por cierto, el ya citado López Carril venció dos días después en Avoriaz, y fue quinto en la general final, a 19' del francés.

Al Tour 2011 le restan los Alpes en la semana decisiva. Ojalá podamos vibrar como entonces, aunque ... ¿alguien imagina atacando al maillot amarillo? ufffff