jueves, 6 de octubre de 2011

A solo dos días: Comunión del sol, mar y viento.

Un universo voraz, cambiante, aguarda allá afuera a los triatletas, mientras casi todos se refugian en Alii Drive, un enclave cómodo, evocador, que mece sueños y no habla de batallas y tan solo dulcifica el cruento esfuerzo que llegará.




Trinos de pájaros, sombras, lugares en los que reposar, afable calma,algunas compras ó un relajado paseo... así es Alii Drive a solo dos días del cañonazo.

Tan solo hay que subir Palani Street para darse cuenta de lo que espera allá afuera: viento, sol mortificante, campos de lava, horizontes inacabables. Allá y hasta Hawii, los triatletas descubrirán la isla del viento y los volcanes






El viento es un caballo:
óyelo cómo corre
por el mar, por el cielo.

Quiere llevarme: escucha
cómo recorre el mundo
para llevarme lejos.

Escóndeme en tus brazos
por esta noche sola,
mientras la lluvia rompe
contra el mar y la tierra
su boca innumerable.


Escucha como el viento
me llama galopando
para llevarme lejos.


Deja que el viento corra
coronado de espuma,
que me llame y me busque
galopando en la sombra,
mientras yo, sumergido
bajo tus grandes ojos,
por esta noche sola
descansaré, amor mío.

Pablo Neruda; El viento en la isla