martes, 23 de octubre de 2007

El día esperado, (IV)



Llego al muelle y sigo metido en la lavadora. Necesito sentirme envuelto por el aire y lucho por mi abrigo de viento y sol. Corro por una verde alfombra, y siento como el vientre se contrae y los saltos del corazón. Luego me siento y todo se apacigua, aunque escucho gritos de pura guerra y henos a todos aquí, casi inmóviles, plenos de emoción en ese instante. El reposo es también movimiento.


Salto sobre la bici entre gritos y rayos de sol. Cuesta arriba, Palani Road, y a la derecha Kahalu'u y vuelta por una ratonera desconocida, un aperitivo previo a la Queen K. Pedaleo con ganas y a la vez reserva, buscando el bendito espacio intacto; sabéis de qué hablo.


A la Highway 19 la conozco , y la hablo. Trato de entender los susurros del viento . Una luz insolente roza la parte superior de nuestros cascos, plantando en cada uno de ellos una lengua de fuego. La hora tiene ya mil colores;la vida parece haberse detenido.


Mas adelante nos espera Eolo con fuerza desatada; en Kawaihae, la fuerza del viento nos lleva al centro de la carretera, con rachas febriles y luchamos con todas las fuerzas para controlar la bicicleta. Juego al ataque, a la defensiva, conservo las fuerzas, intento encontrar mi interior, mis sensaciones. Confianza en mi mismo; y sin recompensas. En el verdadero deporte no existe lo que la gente de a pie entiende como recompensa, pero, ¿dónde cabe encontrar lo que aquí se halla?


Viento y calma. Sol y hasta conato de lluvia en Hawi. La vida hermosa se debe siempre a la condición de las fuerzas opuestas . Felicidad, sufrimiento, sabiduría, locura, conocimiento, despreocupación... todo ello me pertenece y quiero tenerlo todo, porque todo es bueno en mi caso y nada lo bastante superfluo.Quiero vivir todas las vidas , todas mis vidas, con intensidad y a la vez desapego.


Sufro hacia Hawi; soy feliz desplegando mis alas , a la vuelta, entre Kaupulehu y Makalawena, aunque a menudo el viento frontal me torture. A veces miro hacia el suelo y aprieto fuerte los dientes, imaginando el gentío ,la apoteosis allá, junto al Kailua Pier, directo hacia el tercer acto.

8 comentarios:

miquel dijo...

La piel de gallina.

Lolo dijo...

Épico jefe, épico ;)

IRONJAVI dijo...

Hola hermano. Pasan los dias y cada vez siento más añoranza por los dias que hemos vivido en Kona. Ha sido acojonante el estar con vosotros. Amalia y yo estamos orgullosos de haber pasado momentos muy bonitos contigo y con Carmelo. Gente que huele a Kona!!. Vamos a hacer lo imposible para coincidir en Enero ;)).
Necesito que me mandes a mi e-mail tu dirección. Hay material "sensible" que te tengo que enviar. Un abrazo.

TriKer dijo...

Leyendote uno se da cuenta de la esencia del IM. Pero si encima como en tu caso, estás entre los mejores y te ganas el derecho de demostrarlo en Hawai... a ver el desenlace!

robert mayoral dijo...

bufff! me estás poniendo los pelos de punta y eso que casi no tengo!!! cuéntalo todo de una vez que no aguanto más....qué sensaciones!! y con lo bien que lo explicas podrías escribir tus memorias incluyendo el IM Hawaii!!

Anónimo dijo...

Gracias por compartir tus emociones, tus vivencias. Y por hacerlo en la forma en que lo haces. Gente como tu, como mi amigo IronJavi, nos inspirais.
Gracias de nuevo.

Antonio.

Anónimo dijo...

hola pablo: soy manolo de ermua y todo lo que dices se puede trasladar a cada uno de los triatletas que conseguimos cruzar la meta en hawaii. eres un crack y me alegro de haber coincidido contigo en big island.
un saludo

Pablo Cabeza dijo...

Gracias a todos!!