domingo, 22 de noviembre de 2009

No es esto...

Durante décadas, hemos pensado en dar una definición exacta para la palabra deporte. A lo largo de los años y desde nuestra propia evolución como deportistas, hemos reflexionado sobre ello.Para mi no hay duda: la vocación vivida durante años de intemperie, se resume en esfuerzo, en amistad, en pura poesía sin palabras.


Puede que durante un tiempo lo pueda ver desde un prisma u otro. Puede que en una u otras etapas sea algun matiz , (puede que la superación, puede que la contemplación, tal vez la camaradería...), el que más me atraiga. Pero nada de eso cambia mi concepción esencial de la actividad deportiva.


Por eso, no entiendo que en el deporte, hoy, (como en la vida actual, lamentablemente), valga todo. Una concepción materialista de la existencia, ha puesto de moda que el fin justifica los medios, también en el deporte. Maquiavelo inspiró el comportamiento de gobernantes y de otros poderes, que debían estar por encima de la ética y la moral para conseguir sus objetivos. Por eso quiero decir parafraseando a Ortega y Gasset, que.... no es esto, no es esto. No es esto lo que quisimos, ni esto en lo que ciframos nuestra fe , ni nuestra dedicación, ni nuestros ideales...

Muchos creímos , (seguimos creyendo), en el Zeus de los griegos,el dios de la amistad que presidía lo atlético;independientemente del paso del tiempo, de los intereses creados, de la necesidad de lo material, existen valores inalterables que marcarán de una u otra forma nuestra vida.
La lealtad, la gratitud, el respeto... necesitan ser permanentemente desarrollados, alimentados, pues es todo esto, en su conjunto, lo que encierra la riqueza, la verdadera riqueza, que alimenta cada momento de nuestro desarrollo interior y cada etapa de nuestro destino, como personas/deportistas.
Manteneros alerta. No confieis en los advenedizos, en los que tan solo se mueven por puro mercantilismo. La actividad deportiva más pura está ahora en peligro... también.


17 comentarios:

davidiego dijo...

Muy buena entrada, alerta estaremos.

Furacán dijo...

Totalmente de acuerdo

tonicendon dijo...

Pienso que la humanidad se mueve y siempre se ha movido en una sola dirección "Only for the money”, el movimiento efectivo, es decir la suma de todos los movimientos individuales, algunos intentamos movernos deportivamente en la pura esencia de la palabra, no solo en el deporte sino en la vida y pasar de la gran mayoría que por otra parte no se puede contra ellos y nos arrastrarán a todos a la mierda si es que ya no estamos en ella.
Mejoraté de cuerpo que de mente veo sigues bien.

Javi dijo...

Y si al deporte le quitamos esos valores...qué queda?
Una pena que cuando la gente habla de deporte ya no hable de sacrificio; lucha y respeto al contrario.

Nos estamos cargando el deporte como filosofia? Un problema de educacion?

Y mientras tanto,hoy, aqui, al lado de mi casa, la policia ha entrado a registrar la consulta del antiguo medico del KELME por temas de dopaje

Tria3land dijo...

El compararnos con los demás es un hecho que nos han infundado nuestra sociedad de hoy, nuestra inquietud de superación nos translada a la tendencia a caer en esa disfunción comparativa, ya que la distorsionamos y la maquillamos en superarnos a nosotros mismos, pero en la mayoría de los casos, nos mal-queremos por no estar al nivel de...o ....tener la bici como....., cuando aprendamos a querernos y disfrutamos de lo que hacemos con los medios que tenemos, llegamos al punto que sin darnos cuenta ni preocuparnos de nada, hemos gozado más nuestra actividad y hemos superado sin esperarlo las métas que anteriormente nos autoimponíamos comparándonos con los demás. Me ha gusta mucho que sacaras un tema así Pablo, siempre he pensado que este deporte es más de pasión, corazón y superación, que de posiciones técnicas de bici, marcas de medias de compresión o estupideces que nos meten en los ojos para dejarnos ciegos. Valentín.

Atalanta dijo...

Buen post

Pablo Cabeza dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios.


Me permito transcribir el comentario y la reflexión de uno de mis grandes amigos, y espero que no se moleste el por verlo aquí transcrito, pero suscribo totalmente su pensamiento:


"...Este fin de semana oí a un montañero italiano viejecito que hablaba de la autenticidad de la escalada. Ya no quedaba nada de eso en su opinión. Dijo algo parecido a que si ahora hubiese descubierto la escalada, tal vez no se hubiera enganchado. Touché. Asi me siento yo con el triatlon. La gran mayoría de gente que ha entrando en "mi deporte" en estos últimos años (y que yo he tenido acceso, sea personalmente, mails, lectura de blogs o lecturas de foros, principalmente) lo ha hecho con una falta de valores imperdonable. Esto significa: "aqui vale todo". La falta de valores en la vida lleva a esas cosas. Tú mismo no te impones tus límites y eso te convierte en un hipócrita y una personaje que no es digno de llamarse persona. Te han vencido los engaños de esta sociedad y tal vez no te hayas dado ni cuenta".

Mahalo.

Ironjavi dijo...

En absoluto me molesta. Es más, si como dices estás identificado, hasta me gustaría que desarrollases la idea. Tal vez podamos aportar una explicación de las cosas para así entenderlas o rechazarlas.
Mahalo

Pablo Cabeza dijo...

Recojo la lanza, Javi. El tema no es trivial, ni puntual, ni algo para analizar muy en concreto. Es un tema para debatir muy profundamente y daría para escribir un libro. Lo sabes, tal vez tanto ó más que yo. Intentaré explicar lo que siento, aunque se que también me lloverán las críticas, (tal vez), y que lo que digo seguro que no es populista.

En el triatlon, como en cualquier deporte, es necesario apelar a la tradición. Tradición que conlleva conocer la historia, respetarla, amarla y proyectarla. Respetar las reglas,no escritas en ningún sitio, pero latentes en el sentimiento. Hay quien no conoce ese sentimiento, y se lo salta a la torera. El triatlon ante todo es un deporte duro,amateur, de gentes nobles. No un circo.

Tradición no está enfrentada a progreso. Ni mucho menos. Podemos valernos de los avances que nos proporciona el progreso y el estudio; pero sin pisotear la esencia. El hábito no hace al monje. Nunca juzguemos sin conocer.

Cuando comenzamos en el triatlon, todos nos respetábamos; los nuevos, tratábamos de leer, beber de las fuentes, y por supuesto esforzarnos, nuestros sueños eran más bien intemporales, nos aferrábamos a la mística para mejorar, sin olvidar en qué año viviamos y qué buscábamos entrenando y compitiendo.

Hoy mucha gente llega al triatlon y piensan que poniéndose un casco aero, comprándose una bici de muchos euros y terminando un Ironman son la leche; son Ironman y se tatúan el Mdot y ni siquiera saben lo que es entrenar durante años.Ese es el camino, el estilo de vida . Ni se me hubiera ocurrido a mi tatuarme sin haber corrido en La Meca. No es esto, no es esto; sobre todo si al año siguiente no hacen ya triatlon porque se cansaron. De esos hay muchos. Hay carreras llenas de ellos. El problema es que falla la filosofía de base, muchos hacen triatlon pero no saben por qué , ni siquiera saben quienes forjaron la historia. E incluso hay individuos que solo ven lo material, han hecho un triatlon ó ni siquiera eso, y son capaces de gestar algún engendro que ellos llamarían equipo de triatlon; ni siquiera bebieron de las fuentes de este deporte y ya quieren sacar tajada de el, ¿saben de verdad lo que significa esto?

Yo lo entiendo así, lealtad, respeto, esfuerzo, superación, humildad, beber en las fuentes. Ser triatleta es algo muy serio.


Un saludo a todos.

Javi dijo...

filosofia de base???

Qué filosofia de base podemos pedir cuando hay gente que para promocionar este deporte lo que hace es cambiarlo???

Alguien ha visto que para promocionar el salto de pertiga (por poner un deporte muy minoritario) hayan cambiado el formato del deporte? No, es lo que es y quien lo practica lo hace por que le gusta como es.

Qué filosofia de base le puedes pedir a alguien que se ha enamorado del triatlon porque ha hecho por la mañana una crono en bici, por la tarde ha nadado y al dia siguiente a corrido por relevos ( por ejemplo, o cualquier cosa de esas que ahora meten en el saco del triatlon).
De verdad les gusta el triatlon?
Tan poca fuerza tiene el triatlon que tenemos que cambiarlo para promocionarlo?
Y si lo cambiamos para que lo practique mas gente (y haya mas inscripciones en las pruebas $$$)...como dirian: "eso no es amor, es sexo" (y si encima es por dinero....)

En mi cabeza siempre me he imaginado una mesa llena de cervezas bajo la luz de la luna con un monton de amigos borrachos y una frase en medio de la noche: " A qué no hay huev a hacer..."
Para qué cambiar algo que nacio de la mejor forma posible.

Me voy a entrenar que se va la cabeza

Pablo Cabeza dijo...

Javi, (que no Ironjavi):

entiendo lo que quieres decir, pero eso no es a lo que yo quiero llegar. La diversidad de modalidades en el triatlon también forma parte de su riqueza, como en el atletismo modalidades dispares puedan cohabitar. Puede que las reglas de ciertos formatos contaminen el formato original, eso es algo que está ahi... aunque no tiene por qué. Yo mismo puedo competir en un sprint, (como podría hacerlo en , no se, un 1.500 de pista, o en una ciclomarcha), pero esto no es óbice para que asimile las reglas cuando lo hago allí , o luego en Hawaii, por ponerte un ejemplo. Al igual que en el propio universo, creo que pueden coexistir conceptos a priori contrapuestos, como tecnología y ecología; y aquí, modernidad y tradición. El problema viene al confundir los conceptos por pura ignorancia.

Y de esa ignorancia hablo; de la que otorga el snobismo, el actuar a la ligera,por puro atavismo, olvidando por qué, cómo y para qué hacemos algo y si realmente conocemos los fundamentos y las propias reglas , (a veces no escritas),de la actividad que desarrollamos.

Un abrazo.

carlos dijo...

En lo que más razón te doy es en lo de gente que hace un IM "a toda costa" y luego no vuelven a entrenar TRI en su vida... es una moda... como viajar al culo del mundo para terminar comiendo en un mcdonalds y comprando una camiseta en el Hard Rock café de turno...

Entrar como un elefante en una cacharreria, comprarse una CERVELO y casco aero, acabar el IM, tatuarse la M DOT... y echarse a dormir... es como el que salta en paracidas una vez para ver qué se siente... sera una experiencia, pero como dijo alguien, la experiencia no es lo que te pasa, es lo que tu haces con lo que te pasa... y si te tiras un año entrenando un IM y no te vale para nada mas que para colgar la medalla... no sé... no me convence...

Ironjavi dijo...

Pablo, qué curioso lo que me comentas. Cientos de km separados y sin ningún contacto en aquellos tiempos, e iguales sensaciones. Nadie te decía como debías de entrar en este mundo, pero se percibía lo que dices: "Cuando comenzamos en el triatlon, todos nos respetábamos; los nuevos, tratábamos de leer, beber de las fuentes, y por supuesto esforzarnos, nuestros sueños eran más bien intemporales, nos aferrábamos a la mística para mejorar, sin olvidar en qué año viviamos y qué buscábamos entrenando y compitiendo"
añado la fascinación por Hawaii y repito "respeto y admiración". Creo que eso estaba por encima de todas las cosas.

tonicendon dijo...

En Mayo de 1995 yo vivía en Lanzarote y el ambiente del IM me envolvió, fascinó y hechizó; no pensé que yo fuera capaz de hacerlo, pero un interminable deseo y una enorme admiración y respeto por los que allí estuvieron y todos los anteriores hasta remontarme al primer día en Hawai, esas fueron las fuentes que poco a poco gestaron que con el mayor respeto del que soy capaz lo intentara y aquí estoy hoy, pero la pena es que por mi edad pude estar con los antiguos, con los auténticos y he llegado un poco tarde ya que cada día me gusta menos lo que veo y no sigo porque soy un poco radical, pero hablar sinceramente de este tema es un filón para conocernos y a nosotros mismos.

Humberto Cerezo dijo...

Hola Pablo, creo que vosotros vivísteis la época más bonita de este deporte, quédate con eso..
Yo soy novato y créeme que veo muchas cosas con las que no me siento identificado en este deporte, y menos aún por los derroteros por el que lo llevamos.
Me habría enganchdo por completo ese halo de romanticismo, de aventura, de compañerismo entre colegas de esfuerzo.. del que siempre habéis hablado.
1saludo

Macario dijo...

Cuando yo era joven y llevaba pantalón de pitillo, a los de la generación anterior les parecía que iba hecho un adefesio. Cuando ahora veo a un chavalín enseñando los gayumbos con el tiro del pantalón a la altura de las rodillas, pienso parecido.

Cuando veo a los chavalines de ahora juegan al fútbol (equipación completa, hierba artificial) pienso en los campos de barro, la zapatillas de Los Guerrilleros, las porterías sin redes... y no se puede decir que los de mi generación hayamos sufrido carencias, ni mucho menos, pero siento que "mis partidillos" eran más auténticos.

A lo que voy es a que los tiempos cambian, algunas cosas a mejor y otras a peor. Depende mucho de la perspectiva. El "romanticismo", a mi entender, va unido a ciertas carencias y a cierto minoritarismo. Cuando me iba a la montaña con una mochila cargada con apenas dos mudas y un chubasquero y no había ni donde tomarse algo - ni dinero para hacerlo- me gustaba más que ahora cuando ves que hay centro de interpretación, hotel rural y excursiones guiadas. Te sentías "aventurero", pateabas kilómetros con algún desconocido con el que coincidías, era distinto.

En triatlón, algo parecido. ¿A peor? Puede ser. Para el que se compra una Cervèlo, un casco aero y se hace un tatuaje, quizá no sea así. Puede ser un reto, algo mal visto, por lo que recurrentemente alcanzo a leer. Y, tras el reto, se vende la cabra para volver al tenis/MTB dominical. Yo, no lo veo tan mal, no me molesta tanto. ¿Un seguidor de la moda? Pues bueno; si es moda, en breve los practicantes serán los mismo de antes.

Quizá es que no entiendo bien lo que expresáis, pero así leído... la verdad, parece que la form alícita de plantarse en la salida de un IM es tener una mínima antigüedad, llevar un modo de vida enfocado plenamente al triatlón y revererenciar Hawai. Yo, que reconozco mi inexperiencia en este deporte, no he sido capaz de captar los comportamientos que os molestan. Y digo deporte, como puedo decir afición o entretenimiento; como tal lo vivo. Aunque cuando llegue a meta llore como un puber despechado, si es que quedan fluidos que soltar.

Creo que todas las posturas son válidas. Los que amáis el triatlón y lo tenéis como modo de vida, los que hacemos un IM al año para tener "una zanahoria" que nos de vidilla en un día a día, los que lo hacen una vez por probar y lo dejan... mientras se respeten la reglas (las de la carrera, las mínimas de respeto y las de cortesía), yo creo que nadie sobra.

Saludos.

Pablo Cabeza dijo...

Carlos: mucha gente solo repara en el revestimento, en la imagen; en realidad, es eso, la imagen es lo que más cuenta hoy en dìa, y a veces solo eso; y esto lo sufrimos también en el deporte. Busquemos el por qué y no nos quedemos tan solo con eso, nunca. Un saludo

Ironjavi: respeto , eso es, en gran medida eso es lo que falta. Solo hay que ver los foros, en los que mucha gente se salta la más mimima regla a la torera.Todo vale?? un abrazo.

Humberto: no se si la más bonita. Dicen que cualquier tiempo pasado fue mejor, no?? pero no me quiero quedar con eso. Quiero mirar adelante. Defiendo, como he dicho, los nuevos tiempos, los avances, vivir en este tiempo; pero no a costa de perderlo todo. Pero por supuesto, si los recuerdos son más grandes que las ilusiones, es entonces cuando empiezas a morir. Y de eso nada.

Macario: No te quedes, como digo, solo con lo que podría entender un profano al leer lo que escribimos. Solo nos lamentamos de que valga todo. De que lleguemos a una prueba y se nos caiga el alma a los pies viendo cómo la gente no respeta las reglas, precisamente porque no hay principos; a veces he pensado que antes de otorgar la licencia de triatlon, deberían hacer también un psicotécnico, ¿verdad Javi? :-)

No debe valer todo a la hora de competir, como tampoco a la hora de relacionarnos, o de movernos por la vida. Mi intención es reflejar que, al igual que en la sociedad de hoy, en nuestro deporte la ausencia de verdaderos valores nos abocan a la inconstancia, a la penalización del esfuerzo ó al puro mercantilismo. Sin más.

Un saludo