martes, 9 de marzo de 2010

Razones triviales para ir a La Meca.

Reconozco que soy un chalado de Hawaii. Comencé a interesarme por el triatlon de triatlones cuando en mi época de corredor contumaz, lector compulsivo del Dr. Sheehan, cayó en mis manos un Corricolari en el cual dos españoles, Javier Berasategui y Alfredo Olabegoia contaban su experiencia en el Ironman de Hawaii, celebrado en la isla de Kona. Vaya, un cadavérico devorador de kilómetros como yo entonces, (año 1989), que solía un domingo si y otro no interpretar papeles secundarios en algunos crosses televisados, leía embebido la historia de aquellos pioneros en una isla de lava nadando pedaleando y corriendo, ignorando las páginas a color dedicadas a los mediofondistas más celebrados del momento... lease González , Abascal, ó la Montse Pujol...


No pude quitarme de la cabeza nunca aquella Tierra Prometida, un lugar en el que si terminabas eras un verdadero Hombre de Hierro. Y aún habiendo cruzado aquella línea de meta mágica en dos oportunidades años después, creo que siempre soñaré con volver.


Ahora que es tiempo de comenzar a soñar, y que muchos de mis amigos, discípulos y conocidos se afanan en jornadas interminables de trabajo, entrenamiento y a veces poco sueño, (desvelo ilusionado...) , por conseguir la soñada plaza para la prueba, se me ocurren , además de las razones evidentes de superación, culminación y éxito deportivo, algunas otras motivaciones más triviales para buscar el pasaporte a Kona.

El Noni mágico



Justo en la última curva antes de meta, en Alii Drive, está el grandisimo y maravilloso arbol de la especie del Noni, (Morinda citrifolia ), un ejemplar centenario gigante que procura sombra y frescor a los visitantes y a los participantes en la prueba en los días previos. La fruta de este arbol es casi mágica, y sus propiedades innumerables. Se ha demostrado que el jugo del fruto contiene atributos curativos incluso, pero sin limitarse a compuestos antibacterianos, antiinflamatorios, analgésicos, hipotensivos e inhibidores del cáncer. Estos estudios implican al noni como un medicamento natural que reduce la presión sanguínea y la inflamación de las articulaciones, detiene las infecciones internas y externas, despeja las congestiones y hasta evita el crecimiento de células precancerosas.

En mis dos años en Kona, solía pasar algún tiempo sentado bajo el tronco del Noni mágico, reposando, charlando con amigos ó simplemente pensando. Si vas a la Meca, no olvides contemplar y disfrutar de este maravilloso arbol.

Desfile glamouroso.




No estarás en la pasarela Cibeles. Ni falta que hace. Nunca disfrutarás tanto de un desfile ó Parada, militar ó civil. Verás a los mitos subidos en coches de época, ataviados con los Leis y saludando con el Hang loose. Solo verás sonrisas, oirás gritos de jubilo y hasta saltarás de alegría.Serás feliz entonces. Y con suerte verás a las Reinas, a Paula, a Natascha, ó como en la foto, a Fernanda Keller...merece la pena!


Fruta exótica



Al pié de Alii Drive, a tan solo un km. de la meta, puedes hacer la compra, ropa, regalos, todo tipo de alimentos y sobre todo, fruta. Fruta fresca, tropical, dulce, madura. Todos los días después de entrenar, me encantaba pasear por este zoco cambiante , con decenas de puestos atendidos por nativos sonrientes y amables. No solo de Tri-Boutiques vive el aspirante a finisher.

Te invito a café.




Aquí en mi casa, todas las mañanas, cumplo con el rito del café. Casi que no puedo hacer nada , ni siquiera comenzar a pensar, sin un café en mis labios. Lo reconozco: soy un adicto a la cafeína. Cuando estoy en casa, me aseo y visto y bajo a la cafetería del barrio, donde soy un habitual a primera hora con el café y el periódico del día. Un rito.


En Kona solo tienes que desperezarte, caminar unos metros desde el apartamento en Alii Drive y nadar unos 600 metros mar adentro, allá en la bahía está el Catamarán del Expresso Coffee, en el que puedes degustar un delicioso café y recibir en una atmósfera inigualable el día. Sin el humo de tu cafetería habitual, aunque eso si, sin periódico.



Pues eso, amigos, si conseguís la plaza para Kona en Sudáfrica, Lanzarote ó Frankfurt... acordaros también de algunas razones triviales por las que soñar con La Meca.

14 comentarios:

davidiego dijo...

me has convencido.

Jaime Menendez de Luarca dijo...

Pensare en ello

ivan dijo...

gracias....
rayo

songokurr dijo...

Si alguna vez tuviera la posibilidad, desde luego que me encantaria ir alli. Pero poco a poco, que hay que ir disfrutando de este deporte paso a paso.

Un saludo sensey.

Valentino Abrante Segura dijo...

El derecho a participar ya es un logro en el que pienso y comparto que es digno de idolatrar y respetar a aquellos que lo consiguieron, no sólo por disfrutar de Hawaii, sino por ganar un derecho que pocos tienen a tomar la salida en un campeonato del mundo. La unión de esas dos cosas hace grande y perpetuo a quienes lo consiguen, no de cara a la galería sino de cara a su bienestar interior de todo aquel que lucha por su sueño y con su esfuerzo lograron culminarlo.

Anónimo dijo...

Magistral.

Gracias por tu poesía tan pura, no es prosa, sino poesía del deporte triple.

Dani dijo...

Yo tengo unas 50 razones para ir.

Carlos dijo...

Para mi aun es un "pecado" o una "incongruencia" pensar en aquello como participante o triatleta.....pero sin duda en lo más profundo de mi ser.......LO HAGO!!!!, el tiempo me dirá si puedo cumplir ese.......no lo califico ni como sueño......ya que considero que se queda corto.....es más, es más......tanto por sentimiento,como por dificultoso......PERO LO MÁS GRANDE NO SERÁ EL PODER LLEGAR ALLÍ.....HAY UN TRASFONDO, UNA CONSECUENCIA......QUE SERÁ VIVIR "LA VIDA QUE QUIERO VIVIR........".
El plan "B" es vivir in-situ esa semana estando de vacaciones o como turista allí pero eso es aun más complicado porque espero que durante el resto de mi vida las pueda coger de finales de Junio hasta primeros de Septiembre.......


SOÑEMOS!!!!!!!!!!QUE NO COBRAN.....

Furacán dijo...

Estupenda entrada, me ha encantado.

Daniel dijo...

Volverás Sensei, tiempo al tiempo si no.

manolo dijo...

pablo, buenas razones, pero tú sabes que hay otras más profundas, que hacen que los que hemos estado en la Meca, en mi caso tres veces, hacen que el ansia de volver no se extinga jamás
un saludo, buen amigo

Jose Carlos Gudiel dijo...

te voy a contrarestar con una entrada en mi blog con mis razones por las que quiero ir y por las que no podre nunca ir jejejejeje

Viento a Favor dijo...

Soy carne de Triatlón!

Anónimo dijo...

Great information! I’ve been looking for something like this for a while now. Thanks!