miércoles, 18 de junio de 2008

Las ventajas del entrenamiento en plena naturaleza.

Estos días, en que las horas de luz son dilatadas, huyo de mi centro habitual de entrenamiento, la pista de atletismo y escapo al campo. Me encanta entrenar en plena naturaleza y trato de transmitir esta vocación a mis entrenados. La imagen corresponde a uno de mis circuitos preferidos en un bosque cercano a mi ciudad.

El entrenamiento natural en al atletismo de fondo y por añadidura en el triatlon, para mi, es insustituible. La alegría de correr en la naturaleza sobre terrenos diversos, es la condición primera en la formación de un fondista. Esto lo aprendí de Goesta Olander, uno de los padres de la técnica moderna del entrenamiento y decidido defensor del trabajo natural, que diseñó magistralmente al norte de Suecia, en Volodalen, decenas de circuitos en bosques, entre lagos y senderos de diferente calidad; flexibles ó más duros... musgo, arena, hierba, agujas de pino. Allí se formaron no solo campeones del medio fondo y fondo como Gunder Haegg, sino también esquiadores de fondo y patinadores . El gran corredor de cross español, Francisco Aritmendi, consiguió el campeonato mundial de cross a finales de los 60 después de una estancia en aquel centro de entrenamiento, también conocido por otros atletas españoles como Jorge González Amo, olímpico en Mexico 68 y triatleta después, en los inicios de nuestro deporte en España allá por finales de los 80.

Las teorías de Olander sirvieron de plataforma teórica para los dos padres del mediofondo y fondo más moderno. Arthur Lydiard en la naturaleza inigualable de Nueva Zelanda , (en la foto es el de la derecha, corriendo con uno de sus atletas) y Percy Cerutti, en las dunas de Portsea, (Australia), (más abajo, la imagen de su pupilo más destacado, el campeón olímpico y recordman de la milla Herb Elliot) que lograron revolucionar el atletismo desde una mayor sistematización. Grandes dosis de trabajo natural, sin olvidar los metodos interválicos de Gerschler.

Creo que en el entrenamiento muchos deportistas queman etapas prematuramente. Desean llegar antes que nadie a una meta que juzgan rápidamente alcanzable y olvidan que no se pueden saltar escalones en su evolución. No se dan cuenta de que en el deporte de resistencia el deportista,aún enfrentado constantemente a sus límites, no los conoce nunca.

Cual es el mejor método de trabajo?? el que nos posibilita mejorar en pocos años, ó el que nos permite alcanzar la plenitud sin quemar jamás prematuramente ninguna etapa??

Esto es una maravillosa aventura, explorar nuevas posibilidades, nuevas metas , en el transcurso de los meses y los años

La velocidad puede tener límites. En el fondo y gran fondo es imposible determinar los límites de la resistencia humana.

En la naturaleza, se alcanza el equilibrio físico y psiquico. Un desarrollo equilibrado de las características físicas y del sistema nervioso. En la pista , el sistema nervioso, y por qué no decirlo, los tendones y articulaciones, sufren más de la cuenta. Necesitamos alcanzar el equilibrio en todos los aspectos. No entrena más y mejor el que más volumen consigue y más intensidad aplica. Sabemos que el corazón es el músculo más fuerte del organismo humano, sin embargo, existen normas que no se deben rebasar. La voluntad, el valor, la tenacidad... no bastan. Hay que ser muy paciente antes de recoger lo mejores frutos en triatlon y frecuentemente eso no lo ve el deportista; nunca se piensa a medio y largo plazo.Necesitamos de la experiencia, de la sensatez y la filosofía certera de alguien con vivencias en este deporte, (un entrenador que lo conozca desde su raíz), para conseguir sacar lo mejor de nosotros mismos.

Yo, que he encontrado mi Volodalen particular en los bosques que rodean mi lugar de residencia, busco encontrar ese difícil equilibrio entre lo natural y lo mejor de lo científico ó sofisticado para conseguir lo mejor de cada uno de los que , día a dia, están cerca de mi.
Lo logre ó no, lucharé por intentarlo.

14 comentarios:

magopepo dijo...

Y muchos te lo agradecemos.

Ilusionados saludos.

keyop dijo...

Amen

susiman dijo...

precisamente yo me identifico con tus palabras, no obstante llevas siendo mi entrenador 12 años

Pablo Cabeza dijo...

Pepo: lastima que no estamos a menudo juntos. Yo me beneficiaría de tu gran sabiduría vital.

Keyop: bienvenido por estos lares. Y salud para el triatlon de Tenerife.

Susi: tus juicios para mi, son siempre muy valorados. Por tanto, gracias por tus palabras, y a entrenar por los bosques, (pocos), que nos quedan.

Clemente Alonso McKernan dijo...

Exactamente! Para mí, una de las ventajas de el entrenamiento "natural" es que exige menos esfuerzo mental. Y con esfuerzo mental me refiero a ese que, a lo largo de meses, va desgastando la motivación y te hace llegar a fin de temporada con ganas de parar. Me explico: 8x1K r=1' a UAn en la pista (por poner un entreno típico) tiene al triatleta los dos dias previos pensando en ese entreno, tensionado y preocupado por hacerlo bien (¡y por favor que no salga mal!). 8x3' UAn+1'S por campo en alguien educado en usar pulsómetro sale "sin querer", no tensiona con tiemposy deja reservas de motivación para entrenos matadores de calidad previos a la puesta a punto. Creo que abusando de la parte más tangible de la fisiología muchos olvidan la no tan tangible en la que la psique influye en los ejes hormonales y luego se preguntan por qué al final no andan si han hecho todo de libro. Supongo que será cuestión de apretar sólo cuando hay que apretar, pero silencio ya, que me sale el comentario más largo que tu post. A ver si nos sigues enseñando cosas. Saludos

Furacán dijo...

Me ha encantado este post. Soy un enamorado de correr por el monte :-D

Saludos!

Pablo Cabeza dijo...

Clemente: para nada tu comentario es largo, sino revelador, sobre todo viniendo de quien viene.

Para mi el trabajo de resistencia se realiza de la misma forma en cuanto a la ganancia física e incluso técnica en la pista que en la naturaleza. Si eres atleta, entrenar en un bosque está bien, pero creo que si eres triatleta aún mejor.

El entrenamiento de la resistencia no debe ser tomado a la ligera, ya que mal enfocado comporta algunos peligros. Hay que manejar el arte de armonizar bien el balance volumen- intensidad- exigencia , también conocer el arte de saber dosificar, esto no es para todos los deportistas igual.

Un gasto de energía excesivo en el entrenamiento suele tener, si las cargas son reiterativas, un efecto negativo sobre el equilibrio nervioso del atleta.

Y creo sinceramente que muchísimos triatletas, (sobre todo populares), entrenan de forma excesiva la intensidad.

Un saludo.

Furacan: si alguna vez vienes por mi tierra, me encantará enseñarte mis circuitos

Chao.

Lolo dijo...

Cómo no estar de acuerdo!! Donde esté un entrenamiento corriendo por un bosque, parque o zona verde (es que aquí los bosques son de hormigón y no es lo mismo) que se quite la pista. Ojo! no digo que no haya que entrenar en pista, sino que la sensación de correr por la mañana temprano, cuando la humedad te permite oler los aromas de las plantas, árboles (y en esta época las flores) y sólo oyes el ruido de tus pisadas en la tierra, no la tenemos en la pista, donde son otras cualidades las que hay que buscar

cristobal11dn dijo...

Muchos de mis compañeros no me entienden cuando les digo que prefiero correr por el monte. La sensación de libertad y de sentirte vivo a la vez que estas solo en medio del monte es impresionante, sintiendote parte de el; eso si, el día que me de algo por ahi arriba no me encuentra ni Dios ajjajjaj, a ver si ponen algún bar por ahi arriba en plan todo ecologico, seria un buen negocio, a lo mejor se animaba alguno mas jajj, Un saludo, y da gusto leer todo lo que escribes, porque se nota que lo vives de verdad y a la vez aprendemos los demas.

cristobal11dn.blogspot.com

robert mayoral dijo...

comparto al 100% esas teorías, pero correr solo en tanta plena naturaleza por donde vivo, puede resultar hasta peligroso!

Macario dijo...

Razón tienes. Hoy he salido pronto por donde vivo - imposible el resto del año - y, además de disfrutar de los olores que hay a esas horas en un día de verano, he podido ver, decenas de conejos y una recua de jabalíes trotando a metros de mí.

Sin crono, sin pulsómetro... se empieza el día de otra manera.

miquel dijo...

Pablo
Muchas gracias por este post y sobretodo la referencia en el blog de Clemente del Sr.Thoreau.

Toda una revelación.

Pablo Cabeza dijo...

Lolo: la pista es necesaria como control del ritmo, del paso, pero me gusta decir que el anillo de 400es como una tarta, que solo hay que saborear el día del cumpleaños, no día tras día... para así disfutarla mejor. Saludos.

Crstobal: correr nos hace volver a nuestra esencia como seres vivos, y ..¿que mejor que hacerlo en plena naturaleza?? Comparto lo que dices. Saludos.

Robert... peligroso por ??? lobos??? ó cazadores??? Saludos.

Macario: el verano es todo sensaciones y vuelta a encontrar gran parte de lo "perdido" en un a veces malgastado invierno. Disfruta del entorno ahora que puedes. Saludos.

Miquel: la verdad es que te recomiendo, si eres amante de la naturaleza y de la vuelta a las fuentes, la lectura de "Walden" de H.D. Thoreau, en ese libro aprendí tanto ó más que de un manual de entrenamiento. Un libro esencial para nosotros. Saludos.

tonicendon dijo...

Si yo te contara Pablo;
Muchas veces he hecho mas de 40 Km. en coche para correr una sesión de hora y media en plena naturaleza.
Muchas otras veces subía todos los días de los Cristianos (Tenerife) a entrenar en las proximidades del Teide(Las Cañadas, Vilaflor, Madreagua etc).
Desde hace muchos años tengo una carpeta denominada "Mis circuitos favoritos" Donde situo y defino lugares perfectos para correr que me enseñaron los corredores del lugar o que descubrí yo mismo en todos los lugares donde yo he estado viviendo o trabajando que han sido muchos y sobre todo en Islas.