viernes, 3 de septiembre de 2010

Un guiño a Hawaii. Las claves del desafío.

Apenas 5 semanas para que llegue el momento, el cañonazo de salida para la prueba más emblemática del Planeta Triatlon.

A menudo, un escalofrío recorre mi cuerpo si soy capaz de sentir , revivir, los miles de sentimientos agolpados durante las horas más intensas de mi vida como deportista,allá en Big Island. Un año más, el primer sábado de luna llena será especial, algo así como el día de tu cumpleaños, para todos aquellos que alguna vez estuvimos allí, y, además , tenemos amigos ó conocidos que viajan hasta Kona ilusionados. A miles de kms. , ese día, podremos adivinar el brillo en sus ojos.

Todos sabemos que el Ironman , en Hawaii , es especial, diferente. No hay otra prueba en el mundo que consiga mostrar el esfuerzo humano como nos lo ofrece esta carrera; en esta prueba no hay lugar para la especulación y todos y cada uno de los atletas que alli compiten exploran sus límites, como si aquella carrera fuera, ese día, la última de sus vidas.


Hay otros IM en el mundo, pero...¿ que es lo que hace a ésta especial, diferente? Esta prueba no es comparable a nada, puedes correr en Klagenfurt, ó Roth, tal vez en Niza ó en Lanzarote y experimentar sensaciones similares. No se por qué, pero en esta atmósfera, los sentimientos no son equiparables a nada de lo anteriormente experimentado en este tipo de pruebas.

Hay otras carreras más calurosas, (Malaysia ??), otras con más colinas,(Lanzarote) y otros lugares incluso con paisajes más idílicos. Pero la Big Island es un lugar como ningún otro, y el Ironman aquí se convierte en parte de lo único. El Mauna Kea , con sus 30000 pies desde la base sumergido kilómetros y kilómetros debajo del océano, y su pico sobre el mar 13000 pies dirección al cielo. El Gran Mauna Loa, el otro volcan dormido que ayudó a crear la isla y que es la masa montañosa más grande del planeta. Sobre 10000 millas cúbicas, suficiente para albergar a cientos de Everest confortablemente. Impresiona verlo. Va a dominar toda tu estancia en la isla.Viento, calor, humedad, el sol directo, abrasador y una panda de triatletas que se convierten en finishers para demostrarse que son capaces de superar los límites que ofrece la tierra en un desafío sin parangón.


Por todo esto , más importante que el resultado al final del dia son los elementos menos tangibles, propios de la mitología y que están susurrándote en el viento, además de esos que cada uno lleva consigo, con todo lo indescriptible que esto puede llegar a ser. Energía, una fuerza de la vida que detectas salir de la tierra, una sensación de la isla mirándote y esperando el momento justo para servirte la lección más importante que vas a aprender en tu vida
¿Cualquier persona está preparada para esto?... Los blogs se llenan de kilómetros, velocidades, resultados de carreras y de totales semanales. Pero no es solo esto, no solo lo tangible..

No es solo lo palpable, porque cualquier persona ha convertido su vida en poco menos que un caos para conseguir realizar esos entrenamientos tan exigentes, las colinas inacabables a pie, el horizonte que no termina acoplado en bicicleta, series de natación agónicas, entrenamientos de sol a sol y solitarios…..Y aun así, pese a que nuestra preparación sea pulcra, nunca tendremos la respuesta acerca de cómo tenemos que trabajar sobre esas cosas tan intangibles de la isla, esas circunstancias tan etéreas e indominables , que de una u otra manera, en un momento u otro, determinarán el desenlace de nuestra prueba. Magia, poesía, pura necesidad de inspiración a cada momento .

El dia del Ironman muchos espectadores se centran sólo en el resultado. A mi entender, no comprenden la esencia del Ironman en Hawaii. La realidad es que cada uno llega a esa isla con mucho sacrificio, muchos sueños por cumplir, una historia detrás increíble, que como reza la camiseta de finisher tiene mucho de “comprensión, sabiduría, resistencia, fuerza mental, inspiración" ….


En esa carrera se juntan más que en ninguna otra del mundo las mayores historias personales, una superación impresionante de cada una de las circunstancias y problemas que cada uno de los atletas han tenido que superar para conseguir estar en esa linea de salida, por eso se dice que es la salida más emotiva del deporte mundial.Todos hemos puesto mucho de nosotros para estar allí y afrontar ese desafio. Lo más increíble del Ironman de Hawaii es eso. Hay muchos intangibles en este mundo del Ironman, cualquiera que esté en esto lo sabe.


El Ironman de Hawaii está esperándo a muchísimos triatletas, cada uno con sus particulares circunstancias, para que cada uno escriba su historia, para que realice allí su sueño y pueda vivir en paz. Hay mucha gente que no se atreve en el mundo a realizar sus sueños por miedo a cumplirlos y luego no saber que hacer en la vida.



Si alguna vez el sueño te llega, persiguelo hasta el final y solo así llegarás a conocerte y visualizar felizmente el camino recorrido.
Este post está inspirado en las sensaciones escritas de mi hermano hawaiiano, Javier García Pérez, Ironjavi, finisher en 2007.
Dedicado a Carmelo Ruiz, para que le sirva de inspiración en su sueño de volver a Big Island. Fue finisher en 2001 y parte de su alma, dicen los que lo conocen, quedó allí.

12 comentarios:

Furacán dijo...

Me encanta! lo volvere a releer estos días. Ahora que estoy a punto de dar un pasito más con el debut en doble olímpico me vendrá bien, a ver si encuentro yo también lo "intangible"
Las flores de Carmelo se vienen conmigo en la bici y en el casco, cuando estoy cansado no tengo más que mirar para el cuadro para recordar historas como las vuestras "comprensión, sabiduría, resistencia, fuerza mental, inspiración"
Genial.

Anónimo dijo...

Me has emocionado. Realmente eres unico describiendo la magia del deporte.

Padro Rivas. Futuro ironman.

Jaime Menendez de Luarca dijo...

Lo volvere a leer en Kona el dia 8 de octubre.

Un abrazo Pablo!

jaimev dijo...

Entre tú y Valentino me tenéis frito hoy , megadosis de motivación.Habrá que ponerse en serio.

Malasia más caluroso , mucho más que Hawai , no lo digo por experiencia desafortunadamente pero sí por lo que me han comentado pros que han hecho las dos.

Valentino Abrante Segura dijo...

SÍ CAPITÁN, MI CAPITÁN...............
Ese día lo veré en mi casa con Carmelo, donde siempre esperamos ver a algún conocido, el año pasado vimos a Gregorio. Y siempre decimos, "el año que viene no lo vamos a poder ver, porque estaremos ahí", jejeejejej. Algún día se cumplirá, espero que sea el año que más españoles clasifiquen para pasarlo muy bien. Buena entrada maestro.

aja dijo...

Joder Pablo, que casi me lo creo.
Si supieras como me duele el cuerpo en este momento, pero el alma está mejor, en una pequeña parte gracias a ti.
Un abrazo

aja dijo...

Aloha

Anónimo dijo...

Cierto, es que Pele, se quedo con un pedazo de mi alma.
Sentimientos plasmados en un teclado,como solo un gran romántico de hawaii, como tu, sabe trasmitirlo.

estas son las entradas que , se conservan en la memoria ,,,gracias

ALOHA

Ironpeterpan dijo...

Sea por invitación, por sorteo o porque cuando cumpla 70 años pueda clasificarme es una de mis motivaciones en este deporte, y por eso intento rodearme de los mejores.

Bonito post.

Ironpeter (me voy a entrenr)

gory dijo...

Todos los años por estas fechas publicas una entrada similar, con igual temática y a cada cual más emotiva. Está claro que para tí es algo más que una prueba, y también está claro que volverás. Tal vez en 2011? Ojalá te animemos desde aquí

Un abrazo

Anónimo dijo...

La vision que has dado del Iroman es la más profunda y filosofica que nunca haya leido. Y,como siempre, se ve que tu no has hecho solo esta prueba como un reto deportivo, sino que la sientes como estilo de vida, y que forma parte de ti, de tus sentimientos y de tu norte. Puedes extraer sentimientos y visiones que nadie nunca ha plasmado. Muchos entrenadores nos hablan de kms y umbrales y para mi el Iroman, a pesar de ser eso, es algo más. Me gusta como entiendes el deporte del Iroman, se ve que lo vives, entiendes y desarrollas al 100% de tu capacidad humana y deportiva. Enhorabuena por ello.

Carlos dijo...

Cada vez que leo una de tus entradas a Hawaii, quiero más estar allí. Habrá que intentarlo.
Un abrazo. Belarra