sábado, 11 de diciembre de 2010

Una responsabilidad de todos.

Estos días son más duros por la tristísima noticia del descubrimiento de una nueva trama de dopaje en el deporte español. Momentos duros, pero necesarios, para que en el orbe deportivo se termine algún día con esta locura.

Muchas son las voces que proclaman la imposibilidad de un deporte de élite libre del dopaje; muchos nos negamos a admitirlo y reclamamos un púlpito desde el que alzar la voz y manifestar nuestra verdad; la adhesión a unos principios fundamentales , que se eluden desde la más temprana edad en el deportista y se obvian en su formación , fomentando, por tanto , un perfecto caldo de cultivo para que la lacra tome cuerpo.


Un deportista no es solo entrenamiento físico y eso es algo que casi todo el mundo, incluso los entrenadores, olvidamos; desde los estadíos más básicos de su formación, es primordial establecer valores que no solo servirán para discernir lo que es positivo y lo que es negativo, al igual que cuando educamos a un niño debemos cultivar cotidianamente su educación, tendente a diferenciar lo que social y moralmente es plausible y lo que es reprobable.


La educación social y moral de los atletas es parte inseparable del entrenamiento físico y eso es algo que la sociedad en general y los entrenadores en particular hemos obviado. Esa educación social y moral determinará el comportamiento del deportista frente a las normas, su elección en las encrucijadas vitales, una conducta consciente y coherente con las reglas, su disciplina y su voluntad.



Un deportista no es solo marcas, dinero, marketing. Un deportista tiene una tarea dentro de la sociedad. Tristemente, muchos lo han olvidado. Se necesita de una disciplina consciente dentro y fuera del deporte y los entrenadores tenemos una crucial responsabilidad, ya que nuestro ejemplo personal es uno de los factores más determinantes en la educación ética de los atletas. Se necesitan entrenadores que sean verdaderos educadores en valores, con gran autodisciplina en el campo deportivo y social, organizados, comprometidos, puntuales y solo así podremos crear las condiciones necesarias para que los jóvenes abandonen los atajos, el materialismo, el utilitarismo y la necedad.



¡Cuantos valores se forman durante el entrenamiento! que gran vehículo es el trabajo cotidiano para reconducir el carácter y modelar la voluntad, para formar verdaderos deportistas alimentados en un verdadero sentido de la responsabilidad y la gratitud hacia quienes los apoyan ó sustentan.


Si somos conscientes de esto y trabajamos sin descanso,conseguiremos sanear nuestro deporte y darle el verdadero sentido que debe tener, alejándonos de las estrategias caducas de aquellos que ya poco tienen que aportar.


Camaradería, comportamiento justo y amistoso por parte del atleta, además de corrección, honestidad,voluntad inquebrantable, espíritu de trabajo inagotable, humildad y optimismo, he aquí la mejor receta frente al horrible dopaje.

8 comentarios:

davidiego dijo...

Esperemos que por fin algo cambie, caigan todos los tramposos en todos los deportes y se empiece de nuevo.

¿por qué no me lo creo?

ojalá fuera como dices.

Richard dijo...

"Un deportista tiene una tarea dentro de la sociedad"...que buena frase. El respeto y admiración que tenemos a los deportistas es a la vez un alago para ellos y una enorme responsabilidad que han de tener con sus seguidores y aficionados. Es muy triste lo que ha pasado y muchos de los que hemos sido seguidores de esta gentuza nos sentimos ahora defraudados y engañados.

Estos dias es complicado que creamos en el deporte limpio, pero se que lo es aunque una minoria nos hagan creer lo contrario.

Anónimo dijo...

Míster, la ambición a nivel amateur para conseguir el "blull's eye" es sano y necesario, a nivel profesional es algo más que peligroso... Un abrazo "ministro"!;-)

Spe

Ironpeterpan dijo...

Lamentablemente la educacion es lo que le falta a este planeta para solucionar muchos problmas y no solo este.

Me ha dolido especialmente el tema de Marta Dominguez, que dificil es ahora confiar en los buenos resultdos , siempre existira la sospecha. Es dificil la solucion , creo que siempre habrá tramposos , por eso el castigo debe ser duro y fulminante en el aspecto deportivo.

Buena semana

Anónimo dijo...

Revelador y moralizante,esos dos adjetivos definen claramente lo que has escrito.Todo el mundo del deporte habla y habla da opiniones y marea la perdiz.Pero por mas que he leido,no encuentro razonamiento,luz en la obscuridad,salidas o soluciones,la esperanza solo se vislumbra en tus palabras,que son idealistas y profeticas.

Muchas gracias,talaverano,ya no te veo correr cross hace tiempo,pero me alegro de que tu mente siga siendo privilegiada y despierta.

A.O.R.

Jesús dijo...

Cuantos valores mencionas y que importantes son.

Desgraciadamente se caen por si solos de la educación corriente hoy en día.

Pero cuando además entra el dinero y en menor medida otras ambiciones, entonces si que los valores/virtudes si los hubo, desaparecen totalmente.
De acuerdo en que empezar por cambiar eso, ayudará en el doping y mataría todos lo demás pajaros del mismo tiro.

Buena entrada!

tritata dijo...

como dices tu Pablo,días duro...
yo no voy a entrar a valorar ninguna postura,mucho menos a juzgar a nadie.Cada uno sabrá lo que hace....
Pero me siento muy muy triste,por los mitos caidos en los q todos necesitamos creer y por el daño hecho estos días q creo ya nunca será reparado.
En fin....espero que esto se acabe pronto.una lástima!!

Alicia Tantata Chan dijo...

Gran post, Pablo. Hace tiempo que dejé de prestarle atención al deporte profesional. Si no fuera por personas como tú y algún élite que conozco que es muy contundente con el tema, habría perdido toda esperanza. Me gusta ver cómo tenéis asumida esa importante responsabilidad. Adelante con ello, construyendo con pequeños ladrillos conseguiréis renovar el muro.

Atalanta.