sábado, 12 de noviembre de 2011

Orihuela: los valientes hacen triatlon.

                                           
                               Todo era azul delante de aquellos ojos y era


                                                verde hasta lo entrañable, dorado hasta muy lejos.

                                                Porque el color hallaba su encarnación primera

                                               dentro de aquellos ojos de frágiles reflejos.


He visto días difíciles. Ventosos, pero no tan gélidos. Difíciles, pero al tiempo prometedores, no tan encadenados a un esfuerzo tan presumiblemente árido. Aún así, sonrisas, esperanzas, fuerza interior. Los triatletas asombran por su arrojo; no a mi, sino a todo un orbe deportivo.






                                Pasión del movimiento

                                                la tierra es tu caballo.


                                                Cabálgala. Domínala.


                                                 Y brotará en su casco


                                                su piel de vida y muerte,


                                                de sombra y luz, piafando.


                                                Asciende. Rueda. Vuela,


                                                creador de alba y mayo.


                                               Galopa. Ven. Y colma


                                                el fondo de mis brazos.


Caballos desbocados. Viento enfurecido. Inmensidad de paisajes y celajes enmarañada, turbulenta, necesitada de espíritus en lucha, alerta, decididos a empeñar todas sus  fuerzas. No hubo descanso. Encontraron la razón para seguir muy dentro, en la fuerza albergada, entrañada en largos periodos de acúmulo. Las fuerzas desatadas de la Tierra no dejaron otra opción.


                                         

                                Claridad sin posible declinar. Suma esencia

                                                  del fulgor que ni cede ni abandona la cumbre.


                                                 Juventud. Limpidez. Claridad. Transparencia


                                                 acercando los astros más lejanos de lumbre.


Hubo empeño, hasta el final. Ni un solo momento para pensar en arrojar la toalla. Esencial  pensamiento el del esfuerzo puro por nada a cambio. Nada?? Si. Tal vez un cálido y sincero abrazo en meta, una sonrisa, un gesto humano, entrañable. Nada más, ó tal vez si, mucho más. Emociones inexplicables, que puede que remuevan momentos muy genuinos en nuestro interior, que pensábamos pétreo. Si, llorar también, ¿por qué no?

Somos triatletas.


Versos de Miguel Hernández, (Orihuela, 30 de octubre de 1910 – Alicante, 28 de marzo de 1942)

1 comentario:

Ironpeterpan dijo...

Realmente fue duro, lo bueno es que ahora lo podemos contar una mil veces, fue el final de temporada perfecta, la competición perfecta pero para una regata a vela jeje.

Saludos.