miércoles, 9 de febrero de 2011

El circuito kbzicola

Amanece en la feraz vega del Tajo. Desde nuestra atalaya, se divisan las tierras fértiles en las que , desde tiempos inmemoriales, los agricultores de Talavera han trabajado sin descanso.
Cobijando la Vega, las montañas nevadas de Gredos vigilan,, (Almanzor, Galana, Galayos, Torozo , los puertos de Mijares y Serranillos), escenarios de leyenda, ó de cruentas batallas deportivas... lugares evocadores todos, visibles al ojo humano desde nuestras tierras en días de cielos nítidos.


Nos refugiamos en el bosque. Será que en mi juventud, me empapé de aquellos documentales casi secretos de los entrenamientos de Lasse Viren, casi secuestrados de la E.N.E de la federación de atletismo, cuando Jesús Aranaz, encargado del servicio de documentación entonces, me los prestaba con sigilo y secreto: ensimiasmado por aquellos entrenamientos de cuestas interminables de Viren ó Vassala, en la tundra finlandesa, toda mi vida atletica ó la de ahora como triatleta y entrenador, ha estado marcada por los métodos de aquellos atletas legendarios de los años 70, fuertemente condicionados por la filosofía del neozelandés Lydiard.

Veredas , musgo e incluso hielo en las umbrías, desniveles, zigzags en las laderas. Gracias al circuito marcados por mis pupilos bikers, (Blesa), ó los ruteros, (Arroyo y del Pino) y amigos, (Curiel), disfruto junto a mis triatletas y corredores del circuito que ellos mismos han bautizado como kbzícola. Bien, dejemoslo así, el nombre se las trae...


El sabado lo disfrutamos un buen grupo y yo podría hacerlo saltando de la cama cada amanecer.



ó cada atardecer.
Buenos entrenos!!

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Nunca dejaras de sorprenderme,Kbeza.Tu alma es tan inmensa que no solo vive en ti,sino en mil paraisos.

Gracias por inspirar.

Javier.

Anónimo dijo...

Eres un crack Pablo!
Josemiji

carmelo dijo...

Estas entradas , son las que hacen de soporte tangible en los buscados momentos desfavorable
Gracias Pablo

Valentino Abrante Segura dijo...

Grande maestro, me suena ese lugar, que gozada de entrenos, abrazos.