viernes, 29 de enero de 2010

Pozo Camp. Día 8. Cercados de Espino y Puerto de Soria

Octavo día del Pozo Camp. Fantástico y luminoso. Penúltima jornada de este Training Camp 2010 y desde hoy hasta el final vamos a apurar nuestros entrenamientos de ciclismo.

Nos dirigimos hacia el sur, Maspalomas, y desde allí a la fantástica ruta de Cercados de Espino, donde tantas y tantas veces nos hemos encontrado con renombrados triatletas y ciclistas profesionales. Para mi, la ruta de Cercados+ Puerto de Soria es el recorrido más bello y provechoso para realizar entrenamientos compartimentados, de ritmo, y fraccionados de todo tipo de intensidad.


Comenzamos en la base de Cercados con unos tramos de Tempo, como ya suele ser habitual. Perfectamente acoplados y distanciados para propiciar el esfuerzo individual, realizamos los tramos conforme a los ritmos destilados de nuestro reciente test, como antesala de la empeñativa subida a Soria.

La Subida a Soria es muy dura, con tramos de hasta el 14% de pendiente y en toda la ascensión alternamos el trabajo de umbral con tramos de ligeramente menor intensidad que sirven para recuperar de forma claramente incompleta. A mi entender, el trabajo alternado a distintos ritmos es muy provechoso y permite al organismo mayores adaptaciones y al deportista un mayor conocimiento de sus sensaciones y posibilidades.




La vuelta la realizamos por la carretera de la costa, confundiéndonos a veces entre el azul del mar y el del cielo. Preciosa mañana.

La jornada la completamos con carrera en las inmediaciones del albergue. Como siempre, la sensación de dolor en las piernas que propicia el entreno pozoizquierdano no es comparable a treinta horas de entrenamiento en nuestras casas. Palabra.

3 comentarios:

Jon Arnedo dijo...

Pablo, te leo todos los días y no sabes la envidia que me dais viendo como entrenais en manga corta. Aquí no para de llover y este fin de semana me esperan 4 horas de rodillo, casi casi como vosotros.
Un abrazo y disfruta.

keyop dijo...

Todavía recuerdo el primer año subiendo con Susi y Carmelo. Sólo pensaba una cosa, bajarme de la bici y disfrutar del paisaje....
A todas estas Marian ya se tomaba un café en la venta del pueblo.

Pablo Cabeza dijo...

Jon: tu serías uno de esos imprescindibles en estos saraos. Seguro que algún año podrás escaparte. Un abrazo.