sábado, 30 de enero de 2010

Pozo Camp. Y día 9. Baño de sol, arena y océano.

El sexto Pozo Izquierdo Training Camp va tocando a su fin. Incluso algunos de los participantes ya han tomado camino a su lugar de residencia después de pasar unos días inolvidables de entrenamiento y conviviencia.

Para finalizar , hemos decidido dividir el grupo , ya exigüo por la marcha de algunos a primera hora del sábado hacia la Península, en dos minigrupos con dos objetivos distintos.

Por un lado, unos cuantos, han decidido retar a Guayadeque. Si, los antiguos pozoizquierdanos que lean esto tal vez se empiecen a morder las uñas, pues era uno de los grandes monstruos no derrotados... Juan Diego y Jorge han superado las duras rampas del Barranco y nos han escrito un mensaje para darnos la buena noticia... Iñaki, Joserra, Vive, Alfredo... y todos los demás.... se que me leeis y que tendréis un poco de nostalgia y envidia sana, jeje.



El segundo grupo ha vuelto a la Gran Duna de Maspalomas y ha dilatado aún más el trabajo de fuerza /carrera, aumentando las repeticiones y la dificultad del trabajo.

Después de terminar, una carrera continua cadenciosa, con las zapatillas en la mano, mojándonos los pies y disfrutando del viento y el sol, empapándonos del entorno.
Abandonar el mar y volver a calzarnos las zapatillas ha sido duro, sobre todo por aquello de pensar que hasta dentro de un año no volveríamos a trabajar así... bueno, nuestros grancanarios seguirán todo el mes de febrero trabajando en la Gran Duna. Al menos nos quedará el consuelo de hablar semana a semana con ellos y que nos sigan contando sus experiencias y sensaciones.

Concluido el Campus, es el momento de volver a casa y seguir entrenando, ilusionándonos con el día a día nadando, pedaleando y corriendo. Muchas gracias a los que aquí habéis estado, dejando por unos días a vuestras familias y trabajos y entregandoos con entusiasmo al entrenamiento. Mención especial a los nativos, los hermanos Abrante por su hospitalidad, bondad y dedicación, y , como no, a Carmelo Ruiz, Hawaiian Finisher, alma del Campus, entregado, vital y esencial .

Hasta el 2011.

4 comentarios:

Tria3land dijo...

A tocado fin mi 2ª participación en el Training Camp de Pozo, y desde aquí nos gustaría a mí y a mi hermano agradecer a todos los participantes por haberme hecho sentir muy querido durante éstos 9 días, para alguien como yo en el que trabajo y entreno realizo en soledad muchos días, ha sido un lujo impagable. Aún más me llena de orgullo el ver como os habéis volcado en mi hermano pequeño, el cual yo sé, sin que me lo diga, que recordará ésta experiencia para el resto de su vida. Agradecer a Pablo su profesionalidad y dedicación para con nosotros y el resto de compañeros y a nuestro padrino deportivo, Carmelo, por su siempre incansable asesoramiento y cuidado de los que en nuestra amada isla nos quedamos. Para Juan Diego agradecer su serenidad y paciencia con mi hijo además de sus sesiones de estiramiento y fortalecimiento, a Toni agradecerle que siempre es la guinda del pastel, por su derroche de pundonor e inagotable energía, a Dani porque ahora es un buen colega de mi hijo y una inmejorable compañía en la subida, a Fabián por su salero y alegría, sobre todo después de las sesiones de natación, y Jorge por soportar nuestras risas y choradas y unirse como nuevo miembro a ésta familia que sigue creciendo. Hasta Pronto y un abrazo a todos.

Iñaky dijo...

Si llevaba toda la semana con unos dientes largos de envidia y con una nostalgia muy grande por no poder estar allí, con esto me has rematado. :-)

Gracias por acordarte de nosotros y me alegro por Juan Diego y Jorge de haber superado al gigante.

Un abrazo y ¿nos vemos en Pozo 2011? Quién sabe...

Ramón Doval dijo...

Por fin se acaba. Se me ha hecho larguísimo. Oye, ¿y todo lo que está lloviendo por allí no os ha pillado?

Pablo Cabeza dijo...

Gracias, gracias a todos.

Ramón: de llover nada de nada. Bueno, si, las primeras gotas comenzaron a caer justo al salir del coche y pisar el aeropuerto para el regreso. Los dioses como siempre nos dieron un soplo de la buena suerte.

Ciao.